Hem » Productos » Posters » Ejercicio para la modulación del dolor – Cuatro imágenes

Ejercicio para la modulación del dolor – Cuatro imágenes

 26,90 Incl. IVA

Fyra pedagiskt tecknade bilder i A3-format om hur fysisk aktivitet är effektiv smärtbehandling/smärtmodulering. Bilderna visar hur olika kemiska processer i nervsystemet och hjärnan hämmar smärtan.

SKU: 1005 Categoría:

Descripción

Enmarca los dibujos y colócalos en la pared de la clínica. Preferiblemente en una zona donde no haya mucha actividad. En una zona tranquila, donde el paciente pueda mirar los dibujos sin ser molestado. Ahora la persona puede observar el dibujo (s) y reflexionar sobre lo que el dibujo muestra. La persona está viéndose reflejada en el dibujo, y probablemente reconociéndose a sí misma. Cuando el paciente empieza a hablar de cómo interpreta la información del dibujo, se puede añadir información a lo que está diciendo. En lugar de explicar, es mejor guiar al paciente. Esta forma biopsicosocial de comunicación le ayudará a minimizar el problema de la estigmatización. Junto con estos dibujos (formato A3) también recibes un pdf con una foto de cada dibujo y un texto explicativo que se puede imprimir y dar al paciente. De esta manera puedes utilizar los dibujos como una herramienta de tratamiento en combinación con otros métodos / técnicas que utilices ayudar a los pacientes con su dolor.

Imagen 1 – Abrir la farmacia del cerebro puede cambiar tu dolor

01

Es fascinante cómo, a lo largo de nuestra evolución, hemos desarrollado diferentes mecanismos en nuestro sistema nervioso central que producen diferentes hormonas y sustancias neurotrasmisoras que tienen efectos positivos en el estado de ánimo y las funciones cognitivas. Estas sustancias, también llamadas neuropéptidos endógenos, tienen también un efecto de alivio del dolor similar a la morfina. Estamos hablando de las endorfinas, la oxitocina, dopamina, serotonina, cortisol, adrenalina y noradrenalina. La Terapia de Ejercicio Gradual es un excelente método para activar la farmacia del cerebro. La actividad física activa una cadena de reacciones hormonales en el sistema endocrino, donde el cortisol tiene una función importante en la modulación del dolor.

Imagen 2 La modulación del dolor consiste en una serie de reacciones químicas que se producen en diferentes áreas cerebrales

02

La investigación ha demostrado que las endorfinas se adhieren a tres áreas diferentes del cerebro; 1) Corteza orbitofrontal, Insula y Corteza cingulada anterior. Estas áreas del cerebro están conectadas al sistema límbico y participan en las funciones cognitivas y sentimientos. Cuando las endorfinas se adhieren a estas áreas del cerebro, se siente menos dolor, tienes una visión más positiva sobre la vida y participas de forma más activa en la resolución de problemas, en comparación con permanecer pasivo y estar deprimido.

Imagen 3 – El sistema inhibidor descendente del dolor

03La modulación del dolor implica la inhibición medular y cortical del estímulo nociceptivo. Los impulsos nerviosos de los músculos que están trabajando viajan a la médula espinal donde se producen diferentes reacciones químicas en las interneuronas. Al mismo tiempo se activan diferentes áreas del cerebro que inician un efecto de inhibición descendente del dolor que actúa sobre los cuernos posteriores de la médula espinal. Aunque los impulsos nerviosos de los mecanorreceptores de la periferia tienen un efecto de modulación del dolor, la regulación del dolor es un sistema que va de arriba a abajo. Además de esto, los efectos de las expectativas tanto positivas (placebo) como negativas (nocebo) influyen en la regulación nociceptiva. Si el tratamiento con ejercicios provoca ansiedad y miedo, la entrada del estímulo nociceptive aumentará y se experimentará más dolor. Por lo tanto, la terapia de ejercicio tiene que ser graduada de acuerdo a lo que el paciente puede tolerar, y debe llevarse a cabo preferiblemente sin dolor o apenas dolor, para no causar ansiedad o miedo.

Imagen 4 – “El ejercicio es estrés, pero estrés positivo”

04

Cuando haces ejercicio estás activando el mismo eje de estrés que cuando experimentas dolor. La gran diferencia es que el estrés que está causando el ejercicio, es una forma de estrés positivo. Esta forma de estrés abre la farmacia del cerebro. Por el contrario, el dolor cierra la farmacia del cerebro. El ejercicio activa el hipotálamo - hipófisis - suprarrenal, o el llamado eje HPA de una "manera positiva", donde todas las diferentes hormonas producidas tienen efectos importantes en el mantenimiento del estado de salud. La activación del hipotálamo provoca la liberación de la hormona liberadora de cortisol, y la glándula pituitaria libera la hormona liberadora adrenocorticotropa en sangre, que viaja hasta la glándula suprarrenal. Aquí se libera cortisol en la circulación sanguínea hasta el hígado y los músculos que están trabajando, donde se utiliza el glucógeno como energía para estos músculos. El músculo, que también es un órgano endocrino, produce mioquinas que tienen efectos antiinflamatorios. Para lograr todos estos efectos postivos se tiene que hacer ejercicio de 45 a 60 minutos al menos cada dos días, preferiblemente todos los días.

 26,90 Incl. IVAAñadir al carrito